martes, 23 de junio de 2015

"Heme aquí Señor envíame a mí"


La próxima vez que pienses que tienes una excusa suficientemente buena para justificarte de por qué Dios no te puede usar, recuerda las siguientes personas con sus defectos fuertes y son personajes bíblicos:

Noé se emborrachó………………… (Génesis 9:20-21)
Abraham era demasiado viejo………..(Génesis 12:4)
Isaac soñaba de día…………………..(Génesis 24:63)
Jacob mintió…………………..(Génesis 27:19-27)
Lea no era atractiva……………………………..(Génesis 29:17)
José fue insignificante para sus hermanos….(Génesis 37:3-4)
Moisés asesinó (como David y Pablo)…..(Éxodo 2: 11-12)
Gedeón tuvo miedo………..(Jueces 6:27)
Rahab era prostituta……..(Josué 2:1)
Jeremías y Timoteo eran demasiado jóvenes (Jeremías 1:6-7)
David cometió adulterio y asesinato (2 Samuel 11: 1 al 21)
Elías tuvo pensamientos suicidas……( 1 Reyes 19:4)
Isaías era muy mal hablado ……(Isaías 6:5)
Jonás desobedeció a Dios……..(Jonás 1:3)
Noemí era viuda……(Rut 1:2-5)
Job lo perdió todo……(Job 2: 1-13)
Juan el Bautista se alimentaba de langostas…(Mateo 3:4)
Pedro tenía un carácter implusivo….(Juan 18:10)
Pablo confiaba en su propia justicia…..(Hechos 8:1-3)
Los discípulos no oraban por dormir….(Mateo 26:40)
María se asustaba de todo…..(Juan 20: 11-12)
María (la hermana de Marta) era bastante haragana.. (Lucas 10:41-42)
María Magdalena estaba poseída por demonios… (Lucas 8:2)
El chico con el pescado y los panes fue desconocido (y aún nadie sabe su nombre)… (Mateo 6:9)
La mujer samaritana tuvo relaciones sexuales con muchos hombres… (Juan 4:15-18)
Eliseo era un acomplejado por su calvicie…… (2 Reyes 2:23-24)
Oseas tenía como esposa a una prostituta……… (Oseas 1:2)
Y Lázaro estaba muerto…. (Juan 11)

"Sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte; y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es, a fin de que nadie se jacte en su presencia. Más por él estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención; para que, como está escrito: El que se gloríe, gloríese en el Señor".
(1 Corintios 1: 27-31)