miércoles, 28 de enero de 2015

Oración diaria al levantarse y acostarse para consagrarse a la Sangre de Cristo


Señor Jesús, Yo ….. (nombre y apellidos) te consagro mi mente con sus potencias, sentidos, pensamientos, memoria, consciente, inconsciente y subconsciente, a Tu gloriosa Sangre derramada por Tí, a mi favor. Me sello y protejo con Tu Sangre Redentora de todo falso pensamiento, de toda sugestión negativa, de toda falsa imaginación, de todo temor, de todo engaño. 

Que Tu Sangre Redentora, Señor Jesús, me limpie, purifique, descontamine y libere y me conceda la gracia de poder tener dominio propio en mi integridad física, psíquica, biológica y espiritual. Amén. 

Poderosa Sangre de Salvación, combate al enemigo en mi cuerpo, mente, y espíritu. (3 veces esta Jaculatoria cuando sintáis ataques fuertes del enemigo).