lunes, 8 de febrero de 2016

Rosario Viviente Universal, ¿Qué es y cómo se reza?



¿Qué es el Rosario Viviente Universal?

El Rosario Viviente es una Asociación Mundial con sede en Estados Unidos, Dickinson, Texas, Católica, aprobada y altamente indulgenciada por la Santa Madre Iglesia, por el Papa Gregorio XVl en 1832, donde se reza solo una década (decena, casa) del Santo Rosario, asignada debidamente.  Ya son millones de personas que lo rezan en todo el planeta, siendo esta una de las cadenas de oración más grandes que tiene la Iglesia Católica a través del Santo Rosario.

Fue fundado por la Venerable Pauline M. Jaricot, francesa del siglo 19, muy amiga del Santo Cura de Ars, quien fundó también las Obras propagación de la fe a sus 20-22 años de edad. El propósito de este es: obtener la conversión de los pecadores, la preservación de la fe en nuestro propio país y su propagación por todo el universo, y la exaltación de la Santa Madre Iglesia. Se ofrece por el Triunfo del Inmaculado Corazón de María y en honor a Santa Filomena, Patrona y Protectora del Rosario Viviente y de la juventud.

El Rosario Viviente, consiste, en rezar solo una decena (10), de Ave Marías, un (1) Padre Nuestro y un (1) Gloria, junto con la meditación del misterio otorgado a su decena, la cual debe ser rezada y meditada, durante toda la vida, a cualquier hora, lugar que le sea conveniente; es su compromiso con nuestra Madre Santísima que le hace la invitación.

El rezar esta decena, otorga las mismas 15 promesas que le dijo la Virgen María a Sto. Domingo de Guzmán y Álano de la Roche como si rezara un Rosario Normal completo.

Su inscripción es de forma voluntaria, solo se pide que si por alguna razón usted no puede continuar rezando su decena lo haga dejar saber para dar su década a otra persona y así mantener las listas de Rosarios completas. No hay culpa o pecado ni siquiera venial por no poder rezarlo y notificarlo.

Puede inscribirse en: info@rosariovivientepr.com; filomena@philomena.org

Modo de rezarlo:

Por la señal de la Santa Cruz (en la frente) + de nuestros enemigos líbranos Señor (en los labios) + Dios nuestro (en el pecho) +  En el nombre del Padre (en la frente), y del Hijo (poco debajo del ombligo), y del Espíritu Santo (en cada hombro), amén.

Aquí nombre su misterio asignado del Rosario Viviente y meditemos sobre él.

Intenciones:
- Por el Triunfo del Inmaculado Corazón de María;
- En honor a Santa Filomena;
- la Venerable Pauline Jaricot;
-Santa Teresa del Niño Jesús;
-Por todas las intenciones que tengan las personas asociadas al Rosario Viviente en el mundo entero, vivos y difuntos.
-Por sus propias intenciones (aquí nombre sus intenciones particulares).

Un Padre Nuestro:

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén.

10 Ave Marías:

1- Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

2- Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

3- Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

4- Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

5- Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

6- Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

7- Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

8- Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

9- Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

10- Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.
Amén.

Un Gloria

Gloria al Padre, Gloria al Hijo, y Gloria al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos;
amén.


Tomado de: Rosario Viviente Universal Puerto Rico