sábado, 7 de febrero de 2015

Oración del joven adolescente





¡Señor! Te llamo desde mi soledad.
para los mayores a veces soy "una cosa cualquiera"
para mí mismo, "un enigma", ¡Qué edad la mía! río locamente y lloro al instante.

Me acobardo y ambiciono, amo y odio,
no comprendo la vida, ni me comprendo a mí mismo.
Y los mayores tampoco comprenden mi situación,
a ti, que fuiste adolescente, ofrezco mis alegrías,
mis ilusiones.

Mis dudas, mi dolor, mis primeros fracasos.
dame tu luz, tu gracia y tu amor
los necesito.¡ Tu luz!
para ver claro mi camino, mi futuro, mis posibilidades,
mi limitación.
Amén.

__________________________________________________

Tú sabes, Madre, que en mi juventud nueva,
Ha nacido en mi frente una estrella.
Y por eso hoy vengo a pedirte por ella.
Por aquella muchacha que ha de ser mi esposa.

Guárdala en tu regazo pura y bella,

libre del cieno inmundo,
y en sus ojos claros una luz misteriosa.
Yo en cambio:
Te prometo conservarme con tu ayuda
digno de ella.
Ser luminoso y viril, como una antorcha.
Limpio como una estrella.
Como un lirio altivo montando mi guardia.
Amén.

___________________________________________________

¡Padre Santo! te pedimos por los jóvenes,
que son la esperanza del mundo.
no te pedimos que los saques de la corrupción
sino que los preserves de ella.

¡Padre! No permitas que se dejen llevar
por ideologías mezquinas.
que descubran que lo más importante
no es ser más, tener más, poder más,
sino servir más a los demás.

¡ Padre! Enséñales la verdad que libera,
que rompe las cadenas de la injusticia,
que hace hombres y forja santos.
Por en cada uno de ellos, un corazón universal
que hable el mismo idioma,
que no vea el color de la piel,
sino el amor que hay dentro de cada uno.
Un corazón que a cada hombre le llame hermano,
Y que crea en la ciudad que no conoce las fronteras,
Porque su nombre es universo, amistad, amor, Dios.
¡ Padre Santo! Cuida a nuestros jóvenes.
Amén.
___________________________________________________

Señor Jesús, que has llamado
a quien has querido,
llama a muchos de nosotros
a trabajar por tí, a trabajar contigo.
Tú que has iluminado con tu palabra
a los que has llamado,
ilumínanos con el don de la fe en Tí
Tú que los has sostenido en las
dificultades, ayúdanos a vencer nuestras
dificultades de jóvenes de hoy.
Y si llamas a alguno de nosotros,
para consagrarnos todo a Tí,
que tu amor aliente esta vocación
desde el comienzo y las haga crecer
y perseverar hasta el fin.
Así sea