sábado, 24 de enero de 2015

Oraciones para niños


 Oración al Ángel de la Guarda
Cuatro esquinitas
Cuatro esquinitas
tiene mi cama
cuatro angelitos
que me la guardan
dos a los pies
dos a la cabecera
y la Virgen María es mi compañera
y me dice
duerme y reposa
y no tengas miedo
de ninguna cosa.
Amén


 _________________________________________

Amigo Jesús

Quiero decirte gracias
Por la vida por mi familia
Por amigos y profesores
Te pido por todos los niños sin hogar
Sin comida y sin escuela
También te pido que crezca el amor
En el corazón en los grandes
Para que todos vivamos como hermanos…
Gracias Divino Jesús.
Amén


__________________________________________

María Nuestra Madre

Querida Virgen María.
Gracias por ser
nuestra mamá en la fe,
por estar cerca nuestro
y cuidarnos mucho
como hiciste con Jesús-niño.
Quiero conocer mejor a tu hijo
y a quererlo más cada día.
Quiero vivir como Jesús.
Ser buen hijo,
buen hermano
y buen amigo.
Contágiame tu esperanza.
Que aprenda, como vos,
a vivir en las manos de Dios.
Ayúdame a hacer crecer mi fe.
Madre Buena, enséñame a seguir
los pasos de Jesús.
Amén


_________________________________________________


Reflejo de divino maestro Jesús

Jesús, que en mis ojos se refleje tu mirada
que en mis manos se reflejen tus gestos
que en mi rostro se refleje tu sonrisa
que en mi corazón se reflejen tus sentimientos
que en mis labios se reflejen tus palabras
que de mis labios salgan
Las palabras justas para decirte
Que alabo y, por supuesto
para expresarte que te quiero.
Amén

____________________________________________________


Oración para rezar mejor

Jesús, enséñanos a rezar mejor.
A veces me cuesta comunicarme contigo.
No encuentro las palabras, no sé qué decir.
Ayúdame a rezar.
Quiero hacer un rato de silencio
para que vos me puedas hablar al corazón.
Quiero sentirte a mi lado.
Quiero contarte lo que me pasa y las cosas que vivo.
Me quiero poner en tus manos, Jesús,
para aprender a dar gracias, a pedir perdón,
a pedirte lo que necesito.
Háblame, Señor,
que estoy dispuesto a escucharte.

Que así sea
Señor y padre divino.
Amén