sábado, 24 de enero de 2015

Consagración del trabajo a María Santísima



María Santísima, movidos por el amor al Amor Eterno, tu Hijo Jesús, del cual nació de tí, te consagramos el cuidado y protección de este humilde trabajo en este lugar, y todos los que trabajamos con arduo amor para la expansión del Reino de Dios, a las personas que traerás con tu maternal amor, para la gloria de Dios y honor a tí, en el amor del Espíritu Santo, bajo la mirada del Padre, en el Sagrado Corazón de Jesús para el Triunfo de tu Inmaculado Corazón. 
Amén.