lunes, 5 de diciembre de 2016

¿Qué es la Geocromoterapia? ¿Los colores y las formas curan?



Una de las muchas propuestas vinculadas a la Nueva Era nacidas en España.

El mundo de la Nueva Era (New Age), el crecimiento personal, los movimientos del potencial humano y las pseudoterapias es amplísimo y en constante movimiento. Una de las muchas propuestas nacidas en España es el Sistema Geocrom, Instituto Geocrom o Geocromoterapia.

Se puede observar en los materiales divulgados por Geocrom algo propio de este campo en el que se mueve: la diversidad de denominaciones y derivaciones, tanto en los tres nombres reseñados al comienzo como en las variantes de Geometría Sagrada, Fisterra-Novaterra, Medicina del Hábitat, Grupo Holograma Humano, Laboratori de Llum, Centro de Sanación Integrativa Sistémica, etc.

La líder
Todo ello se debe a una persona, la inventora de Geocrom, Marta Povo Audenis (Barcelona, 1951), una típica gurú de la Nueva Era, que aúna en su persona el arte, “la medicina energética integral, la sanación y la espiritualidad”. En su propia página web se dice que posee “gran formación terapéutica, sensibilidad psíquica y experiencia clínica”.

Fotógrafa, no tiene estudios superiores finalizados, por lo que da a conocer, y su formación desde los años 80 ha consistido en las siguientes áreas de la Nueva Era: “quiromasaje, reflexología, terapia floral, medicina china y acupuntura, reiki, psicología de Jung, constelación familiar sistémica, medicina antroposófica, sanación esenia-egipcia y otras materias psicoenergéticas”. Mientras estudia estas técnicas de sanación, “mis manos también limpiaban el aura y sacaban escorias etéricas”.

Posteriormente crea la Geocromoterapia (1994) y a lo largo del tiempo va desarrollando las otras “disciplinas” hermanas. En una entrevista ha asegurado tener “una sensibilidad no muy acorde con el planeta”, lo que “me acerca a otros planos o realidades”. Ha aprendido feng shui, pero considera que lo que ella hace va más allá del feng shui.

Se considera “canalizadora” (equivalente a médium), porque es capaz de recibir el dictado de entidades de otras dimensiones, como ya le sucedía a su madre. Así lo explica en su entrevista autobiográfica: “mi mayor don cognitivo estriba en la sensibilidad psíquica, en la facilidad de canalización, mediación o escucha de otros planos existenciales. Mi primer texto canalizado fue a los catorce años y versaba sobre el tantra”.

Habla directamente de canalizaciones y de “escritura automática”. Señala que el texto más largo que ha recibido por este procedimiento es el Sistema Geocrom, durante varios meses, cuando ella tenía 43 años.

Marta Povo asegura que las personas que acuden a ella “vienen intuitivamente a mí porque necesitan que alguien les recuerde la grandiosidad de su Ser y de su alma encarnada, para llegar a reconocer y honrar su camino”. Según ella, “todas mis enseñanzas terapéuticas están totalmente vinculadas a la sanación de las almas, el sustrato desde donde el hombre sana su psicología, su línea ancestral, su energía, su entorno y su cuerpo”.

En sus páginas webs se difunden textos “psicográficos” de Marta Povo, recibidos por canalización espiritual. Así acaba uno “recibido” en el año 2013: “Soy María Magdalena, que es como me llamáis en este rincón de la Tierra, pero lo que ‘soy’ realmente es una partícula divina hermanada a la vuestra”.

La Geocromoterapia
Según su inventora, el Sistema Geocrom es, en síntesis, que los polígonos de la geometría, combinados con los colores, tienen propiedades terapéuticas. Marta Povo asegura que “el diagnóstico con la Geocromoterapia es muy poderoso”. Y así pone el soporte teórico de su sistema: “la energía se ordena y vibra mediante la fuerza lumínica. Y justo de la fuerza lumínica parte el color. Cada color es una distinta expresión de la luz visible. 
La geometría es la expresión de la armonía del Universo. Es su vocabulario. Cada polígono es como una letra del lenguaje con el que se expresa la fuerza del espíritu universal”. Responde a la doctrina más típica de la Nueva Era: “la llamamos ‘una medicina del alma’ porque en realidad es el alma quien enferma, no el cuerpo. Alma y espíritu no son lo mismo. Casi podríamos decir que el alma es la intermediaria entre nuestro ego-cuerpo, y nuestro espíritu solar, que es común a todos. El alma es personal, pero nuestro espíritu es grupal. Somos Uno”.

Así resume su funcionamiento: “Durante la primera hora de la terapia tan sólo hablamos, y es un tiempo muy aclaratorio y sanador para cada persona. La segunda hora, cuando ya se proyectan los arquetipos en camilla, es pura sanación anímica, se trabaja en silencio, con mis manos, con los arquetipos, con la asistencia del Universo, y luego con el complemento de las diluciones Geocrom a base de agua de mar codificada, remedio en gotas que les sirve de soporte para que durante unos días ellos puedan cambiar patrones de comportamiento”. 

Sus productos y talleres
Su versión más grupal es el Instituto Geocrom de Barcelona. Tiene una tienda virtual donde ofrecen productos de lo más variopinto: desde los libros de la fundadora hasta un set de “77 arquetipos Geocrom” para proyectar los terapeutas que cuesta 2.060 euros, un set de “77 cartas de diagnóstico Geocrom” que cuesta 122 euros o un set de “77 botellas de extractos codificados” (pequeños frascos de agua de mar “codificada”), que cuesta 999 euros. También cremas de “cosmética terapéutica”, sales revitalizantes, champú áurico para la desintoxicación energética, aceite descongestionante y adhesivos “para preservar al ser humano de los efectos nocivos de toda clase de radiaciones electromagnéticas”.
Ofrecen multitud de cursos y talleres de esta temática. Por ejemplo, un taller “de ampliación y educación del hemisferio derecho, de la capacidad de canalizar y contactar con otros planos vibratorios, de enfoque y educación de la sensibilidad mediúmnica de cada uno, de lectura e interpretación energética”, muy bueno para “diagnosticar el alma”.

También encuentros de Visión Geocrom, que consiste en un “encuentro de Lecturas Anímicas en base a los arquetipos Geocrom, en la que cada asistente hace una pregunta existencial y es la propia geometría lumínica quien responde; ella [Marta Povo] lo interpreta”. Cursos para elaborar esencias “para aplicar sobre chakras y para pulverizar sobre ambientes”. O el Seminario de “Sanar memorias con geometría y luz”, que dura una semana y cuesta 800 euros. Asimismo se ofrece formación on-line.

Una pseudoterapia más
Por lo sintetizado hasta ahora, queda claro el carácter pseudocientífico y pseudoespiritual de este movimiento (o de los diversos movimientos surgidos en torno a la figura de Marta Povo) y su importante componente comercial. Podemos enmarcarla en las “terapias alternativas energéticas”. La líder participa en ocasiones en eventos de “nueva conciencia” o Nueva Era. También quedan claras las conexiones internacionales de este grupo y su movilidad geográfica, algo propio de este tipo de corrientes espirituales.
Como señalan las psicólogas Carmen Rodríguez y Carmen Almendros en su estudio Ladrones de libertad. Pseudoterapias ‘religiosas’ New Age (Universidad Autónoma de Madrid), en estos casos nos encontramos ante “un tema que afecta seriamente a la salud física y psíquica de los ciudadanos”, ya que con frecuencia se dan dinámicas de manipulación psicológica.

Además, hay otras personas vinculadas a Marta Povo en torno a las cuales giran sus variantes y actividades, como la también barcelonesa Esther Beltrán. Por lo que difunden en Internet y en las redes sociales (tanto sus convocatorias como las fotografías), la realización de cursos es constante, aunque participan pocas personas en cada actividad (la inmensa mayoría mujeres a partir de los 40 años).



Información tomada de: Aleteia; P. Luis Santa María