viernes, 25 de septiembre de 2015

Próximo A Nacer



Refiere una antigua leyenda que un niño próximo a nacer le dijo a Dios:

-Mañana me vas a enviar a la tierra, pero ¿Cómo  viviré allá siendo tan pequeño y débil?

-Entré los muchos ángeles escogí a dos que te esperan -contesto Dios.

-Pero aquí en el cielo no hago más que cantar y sonreír, y eso basta para mi felicidad. ¿Podré hacerlo allá?

-Esos ángeles te cantarán y sonreirán todos los días, y te sentirás muy feliz con sus canciones y sonrisas.

-¿Y cómo entenderé cuando me hablen, si no conozco el extraño idioma de los hombres?

-Esos ángeles te hablarán y te enseñarán las palabras más dulces y tiernas que escuchan los humanos.

-¿Que haré cuando quiera hablar contigo?

-Esos ángeles juntarán tus pequeñas manos y te enseñarán a orar.

-He oído que en la tierra hay hombres malos. ¿Quién me defenderá?

-Esos ángeles te defenderán, aunque les cueste la vida.

-Pero estaré siempre triste, porque no te veré más. Señor, sin verte me sentiré muy sólo.

-Los ángeles te hablarán de Mí y te mostrarán el camino para volver a Mi Presencia.

(En ese instante, una paz inmensa reinaba en el cielo, no se oían voces terrestres.) El Niño decía suavemente:

-Dime sus nombres Señor.

Dios le contesto:
-Esos ángeles se llaman Mamá y Papá.

Ser padres es un privilegio y una responsabilidad que Dios nos da. Agradezcamos ese hermoso regalo que Dios nos da. Enfrentemos este bello y gran reto y cumplamos con las expectativas de Él.