martes, 1 de septiembre de 2015

El Sacerdocio es una Pieza Maestra del Divino Amor, Sabiduría y Poder de Cristo


Guardadlos os pido, amado Señor.
Protegedlos, Jesús, con Divino Amor.
Cada día se ofrecen a Vos sin cesar;
consumiendo su vida ante Vuestro altar.
Guardadlos del mundo, Señor, donde están,
pues, aún separados, los persigue Satanás.

Si placeres mundanos les llegase a tentar,
corazón de Jesucristo, favor de abrigar.
confortadlos, Dios mío, en pena y dolor;
disipad de sus almas angustia y pavor.

En el desaliento y la soledad,
acercaos, Jesús, y socorro prestad.
guardad, proteged, defendedlos, Señor,
cuando solos y tristes se encuentren.

También son humanos con ánimo frágil;
a veces se abruman, sintiéndose débiles.
Guardadlos sin mancha cual Hostia sin par,
que acarician a diario en el Santo Altar.
Ahora dignaos, Señor, bendecid
sus obras, palabra y todo sentir.

 (Imprimatur: +D. Card. Dougherty, Arzobispo de Filadelfia)

Padre Nuestro que estás en el cielo, santificado sea Tu Nombre, venga a nosotros Tu Reino.
Hágase Tu voluntad en la tierra como en el cielo. Dános hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas, como perdonamos a quienes nos ofenden. No nos dejescaer en tentación, y líbranos de todo mal, amén.

Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros los pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte, amén.

En San Damián, Italia, el 14 de agosto de 1965, Jesucristo dijo a Mama Rosa Quanttrini:



"Reza por los sacerdotes, reza con fervor No dejes de rezar, porque el diablo quiere derrotarlos. Recen mis hijos, ustedes que están cerca de mí."