lunes, 6 de julio de 2015

Experiencia del Obispo de Nigueria Monseñor Dashe Doeme


ACI Prensa: 21 abril 2015


El Obispo de Maiduguri (Nigeria), Mons. Dashe Doeme, aseguró que la oración del rosario es el arma para vencer al “demonio del terrorismo” de los extremistas musulmanes de Boko Haram que persiguen a los cristianos en ese y otros países africanos.

En su participación el 18 de abril en el Congreso “Todos somos nazarenos” que se realizó en Madrid (España) sobre los cristianos perseguidos, el Prelado compartió con los asistentes una reciente experiencia espiritual que luego describió en detalle para ACI Prensa: “a finales del año pasado estaba en mi capilla orando ante el Santísimo Sacramento… rezando el rosario y de repente el Señor se apareció”.

Con naturalidad, Mons. Doeme narró que en la visión que tuvo Jesús le presentaba una espada. “En cuanto la recibí se convirtió en un rosario” y escuchó una voz que le dijo tres veces: “Boko Haram ya no está”.

El Obispo dijo que “no era necesario una explicación de lo ocurrido. Era claro que con el rosario podremos expulsar a Boko Haram”. Esta experiencia, afirmó, no la había compartido con nadie antes, pero ahora “sentí que el Espíritu Santo me estaba alentando a hacerlo”.

“Estos terroristas (de Boko Haram) creen que quemando nuestras iglesias, nuestros edificios, van a poder destruir el cristianismo. Eso nunca”.

“Tomará meses o algunos años… pero al final Boko Haram ya no estará”, aseguró.
Mons. Doeme dijo a ACI Prensa que “la oración, particularmente la oración del rosario, es la que nos liberará de las garras de este demonio, del demonio del terrorismo. Y ciertamente va a funcionar”.
Tras los ataques que su diócesis ha sufrido por parte de Boko Haram a partir de 2009 en el estado de Borno, la población católica ha descendido de unas 125 mil a 60 mil personas.

El Prelado dijo que buscará difundir ahora más que antes el rezo del rosario entre sus fieles y destacó que “nunca bromeo con Mamá María. Sé que ella está aquí con nosotros”.

Consultado sobre si alguna vez ha tenido una experiencia similar a la de finales del año pasado ante el Santísimo Sacramento, el Obispo recordó que algo parecido le pasó hace mucho, antes de ser sacerdote.

Luego de terminar la universidad, relató a ACI Prensa, consiguió un trabajo y allí escuchó el llamado de Dios. “Eres sacerdote, eres sacerdote, eres sacerdote”, le dijo una voz. Así que lo dejó todo y empezó su preparación para convertirse en presbítero, ordenación que recibió en octubre de 1997.

Mons. Dashe Dome no cree ser extraordinario para nada, solo un cristiano que ha tenido algunas gracias de Dios.