jueves, 22 de enero de 2015

Oración por los sacerdotes escrita por el Cardenal Richard Cushing



Dios Todopoderoso y Eterno,
mira con amor el rostro de tu Hijo
y por amor a Él que es el Sumo y Eterno Sacerdote
ten misericordia de tus sacerdotes.

Acuérdate, oh compasivo Señor,
que ellos no son sino frágiles y débiles seres humanos.
Remueve en ellos el don de la vocación que de modo admirable se consolidó
por la imposición de las manos de tus Obispos.

Mantenlos siempre cerca de ti.
No permitas que el enemigo les venza,
para que nunca se hagan participes de la más mínima falta
contra el honor de tan sublime vocación.

Señor Jesús, te pido por tus fieles y fervorosos sacerdotes,
así como por los sacerdotes infieles y tibios;
por los sacerdotes que trabajan en su propia tierra,
o los que te sirven lejos, en lugares o misiones distantes;
por tus sacerdotes tentados;
por los que sienten la soledad el tedio o el cansancio;
por los sacerdotes jóvenes,
o por los que estén a punto de morir,
así como por las almas de sacerdotes en el purgatorio.

Pero, sobre todo, te encomiendo a los sacerdotes que más aprecio:
el sacerdote que me bautizó o me ha absuelto de mis pecados;
los sacerdotes a cuyas misas he asistido y me han dado Tu Cuerpo y Sangre en la Comunión;
los sacerdotes que me han aconsejado, me han consolado o animado
y aquellos a quienes de alguna forma les estoy más en deuda.

Oh, Jesús, mantenlos a todos cerca de tu Corazón
y bendícelos abundantemente en el tiempo y en la eternidad.

Amén.