martes, 27 de enero de 2015

Dios te necesita exactamente dónde estás


 

Puede que no nos guste el ambiente en que estamos, el trabajo que hacemos, las personas con quien vivimos y tratamos. Pero si escuchamos la voz de Dios dentro de nosotros, lo oímos decir: "Yo te he enviado. Yo he puesto mi Espíritu sobre ti. Yo te he creado a mi imagen y semejanza. ¿No sabías que estás dónde estás porque ahí es que te mandé, donde te necesito, donde puedo usarte?"


Tan pronto empezamos a pensar que estamos donde estamos por una razón, tan pronto intuimos que Dios nos necesita exactamente donde estamos, miramos la vida de otra manera.

En lugar de hacer resistencia a las condiciones empezamos a pensar: "¿Qué puedo hacer para mejoras las cosas? ¿Cómo expresar a Dios en esta situación?"

Con la comprensión de que estamos donde estamos para un propósito, podemos ser el medio de traer paz y comprensión donde ha habido discordia y disensión.

"Vosotros no me elegisteis, sino Yo os elegí a vosotros." - Juan 15: 16.