martes, 9 de febrero de 2016

Cinco grandes razones para rezar el Rosario



Debemos recuperar la práctica de este rezo del Santo Rosario, pero no como simple costumbre Católica, sino descubirendo los verdaderos motivos de peso, los cuales pueden ayudar a convertirla en oración cotidiana y fructífera.
 
1. Porque es cristocéntrico:

Aunque muchos creen que tiene mucho que ver con María y poco con Cristo, la razón de ser del Rosario es conducir hacia Jesús a través de la contemplación de los grandes misterios de la fe cristiana. Se equivocan los que argumentan que por cada Rosario se exalta 50 veces a María y sólo cinco veces a Dios; a Dios se le exalta en los cinco Padrenuestros y en los cinco Glorias, pero también en los 50 Avemarías: «Bendito el fruto de tu vientre, Jesús».

2. Porque es bíblico:

No sólo el Padrenuestro (Mt 6, 9-13) y la primera parte del Avemaría (Lc 1, 28, 42) están en la Biblia, sino que cada uno de los veinte misterios del Rosario, divididos en gozosos, luminosos, dolorosos y gloriosos, tienen su fuente en lo revelado por las Sagradas Escrituras: 

Misterios de Gozo: 

La Anunciación (Lc 1, 30-32. 38), 
La Visitación de María a Isabel (Lc 1, 39-43), 
La Natividad (Lc 2, 6-11), 
La Presentación del Niño en el templo (Lc 2, 22-25. 34-35), 
El Niño perdido y hallado en el templo (Lc 2, 41-47). 

Misterios Luminosos: 

El bautismo de Jesús (Mt 3, 13, 16-17), 
Las bodas del Caná (Jn 2,1-5), 
El  anuncio del Reino de Dios (Mc 1, 15, 21; 2,3-11; Lc 7, 47-48), 
La Transfiguración (Mt 17, 1-3, 5), 
La Institución de la Eucaristía (Mt 26, 26-29).

Misterios Dolorosos:
La Agonía en el huerto (Lc 22, 39-46), 
La Flagelación (Jn 19, 1), 
La Coronación de Espinas (Mt 27, 29-30), 
Jesús carga con la Cruz (Mt, 27, 31; Jn 19, 17; Mc 15, 21), 
La Crucifixión y Muerte de Cristo (Lc 23, 33-34, 44-46; Jn 19, 33-35).

 Misterios Gloriosos:

La Resurrección  (Mt 28, 5-6), 
La Ascensión (Lc 24, 50-51; Mc 16, 20), 
La Venida del Espíritu Santo (Hch 1, 14; 2, 1-4), 
La Asunción de la Virgen   (Cantar 2, 10; Sal 45 , 10-17)  
La Coronación de María como Reina (Sal  45, 10-17; Ap 12, 1).

3. Porque ayuda a la santificación:

Como observara el beato Juan Pablo II, «es una oración apreciada por numerosos santos», y él mismo fue uno de ellos: « El Rosario es mi oración predilecta», dijo, y de hecho está «destinada a producir frutos de santidad». Aunque no es ni será fácil para todos a santa Teresita del Niño Jesús siempre se le dificultó porque se distraía constantemente, ha sido de gran ayuda para muchos en su camino de santificación,  pues bien rezado, con concentración y devoción, a Jesús nunca se le pierde de vista, y es excelente para interceder por los demás, a imitación de Cristo, que medió ante el Padre por toda la humanidad. Hay quienes rezan los veinte misterios de un tirón, y santos como el padre Pío nunca se conformaron con rezar un solo Rosario al día.

4. Porque la virgen así lo ha pedido:

María Santísima lo recomendó a santo Domingo de Guzmán, en el año 1214, a fin de lograr la conversión de los herejes albigenses. En Fátima, en 1917, la Madre de Dios pidió expresamente:  «Recen el Rosario cada día para obtener la paz en el mundo», y «Continúen siempre rezando el Rosario cada día». Cuando en 1973 se apareció en Akita, Japón, a sor Agnes Sasagawa, María advirtió de un terrible castigo que está por venir, y del Rosario como remedio eficaz para evitarlo: «El fuego caerá del cielo. Por este castigo una gran parte de la humanidad será aniquilada. Morirán por igual los sacerdotes y los fieles. 

Los hombres que sean perdonados y exceptuados tendrán grandes sufrimientos y desolación tal que envidiarán a los que estén muertos. La única arma que queda es el Rosario, y el signo dejado por mi Hijo. Cada día recen el Rosario por el Papa, los obispos y los sacerdotes». Y en Cuapa, Nicaragua, pidió en 1980:  «Recen el Rosario no sólo en mayo, sino siempre. Recen el Rosario meditando. Si rezan el Rosario, habrá paz».

5. Porque debilita a Satanás:

El Rosario «es oración sencilla y humilde y, por lo tanto, es la más eficaz para combatir a Satanás», le dijo la Santísima Virgen al padre Stefano Gobbi el 28 de mayo de 1976. Más aún, el 7 de octubre de 1992 le explicó: «Cada Rosario que recitan conmigo tiene el efecto de restringir la acción del Maligno, de substraer las almas de su maléfico influjo y de dar mayor fuerza a la expansión del bien en la vida de muchos hijos míos. 

La cadena del santo Rosario tiene también el efecto de aprisionar a Satanás, esto es, de hacer impotente su acción y de disminuir y debilitar cada vez más la fuerza de su dia­bólico poder. Por esto cada Rosario bien recitado es un duro golpe dado a la potencia del mal, es una parte de su reino que es demo­lida. La cadena del Santo Rosario obtiene, en fin, el resulta­do de hacer a Satanás completamente inofensivo». Es un hecho probado que el Rosario desespera y debilita a Satanás; por eso el exorcista español José Antonio Fortea, antes de hacer un exorcismo y mientras él atiende distintos asuntos de su parroquia, un grupo de feligreses reza una o varias veces el Rosario delante del poseso, así que cuando el sacerdote inicia el rito del exorcismo el demonio está muy agotado y es más fácil expulsarlo.
Diana Rosenda García Bayardo
Sus más portentosos milagros.

Derrota de los musulmanes en la batalla de Lepanto:

El 7 de octubre 1571, las fuerzas navales católicas, en batalla con las fuerzas musulmanas, se encontraban en una situación de desventaja en número y recursos. Entonces el Papa san Pío V pidió a toda Europa rezar el Rosario. Durante la oración, aunque él estaba a miles de kilómetros de la batalla, el Papa, de repente, se puso de pie en el momento de la victoria y exclamó derramando lágrimas de gratitud a Dios: «¡La flota cristiana es victoriosa! ». Gracias a ese triunfo, se frenó el expansionismo  musulmán en Europa.

Los jesuitas, protegidos de la bomba de Hiroshima:

En la Segunda Guerra Mundial, el 6 de agosto 1945, una bomba atómica fue arrojada por Estados Unidos sobre Hiroshima, Japón, matando a 140 mil personas y dejando mutiladas, quemadas, ciegas o sordas a muchas más, además de que en los años siguientes la gente se moría de cáncer o transmitía defectos genéticos a su descendencia.  La ciudad quedó devastada; pero,  extrañamente, a una casita que había a un lado del templo católico no le pasó nada, si bien el recinto sagrado perdió el techo y quedó bastante dañado. Los habitantes de la casita, y que se hallaban ahí al momento de que cayó la bomba,  eran ocho misioneros jesuitas alemanes; ellos dieron su testimonio: «Creemos que sobrevivimos porque vivíamos el mensaje de Fátima. Nosotros vivimos y rezamos el Rosario diariamente en esa casa».  No sólo resultaron ilesos, sino que todos tuvieron una larga vida, preservados de todas las horribles dolencias a corto, mediano o largo plazo que conlleva la exposición a la radiación.

Se libera a Austria del régimen comunista:

Después de la Segunda Guerra Mundial, la católica Austria estuvo durante tres años sometida al gobierno tiránico de la Rusia comunista. El padre Petrus, sacerdote franciscano, recordando cómo los cristianos en el siglo XVI habían derrotado a los turcos en la batalla de Lepanto gracias al Rosario, puso en marcha una cruzada de oración en la que 70 mil personas se comprometieron a rezar el Rosario todos los días para pedir la liberación de Austria. El 13 de mayo de 1955, en el aniversario de la primera aparición de la Virgen en Fátima, el régimen ruso ateo firmó un acuerdo para salir de Austria. Ninguna persona murió, y ni siquiera salió herida. Hasta la fecha, los historiadores y estrategas militares aún no pueden explicar cómo o por qué los rusos se retiraron de Austria.

El Rosario detiene a un asesino serial:

En 1978, a las 3 a.m. del 15 de enero, el asesino en serie Ted Bundy entró en la casa de la fraternidad Omega Chi de la Universidad Estatal de Florida, EU, y asesinó a dos muchachas antes de ir a buscar más víctimas. Cuando entró en la habitación de una tercera chica con un bate como arma, vio un Rosario apretado en su mano, y él dejó caer el bate y huyó. Resulta que la joven, antes de irse a la universidad, le había prometido a su abuela que iba a rezar el Rosario todas las noches para su protección, aun cuando se quedara dormida en el proceso. Esto es lo que había pasado esa noche, por eso aún sostenía el Rosario cuando el asesino entró en la habitación. Bundy fue aprehendido y confesó más de treinta asesinatos; condenado a muerte, pidió la asistencia espiritual de un sacerdote, quien le preguntó sobre aquella noche; el criminal contestó que, cuando entró en la habitación de la estudiante, tenía toda la intención de asesinarla, mas alguna fuerza misteriosa se lo impedía.

El fin de la dictadura de Filipinas:

Los Filipinos llevaban una vida de pobreza y hambre, mientras que su presidente y dictador Ferdinand Marcos y su esposa Imelda vivían a todo lujo, en medio de la más descarada corrupción.  Las personas querían como  nuevo presidente a Benigno Aquino, pero fue asesinado; entonces la esposa de éste, Corazón Aquino,  se convirtió en la gran opositora al régimen de Marcos. 

El cardenal Sin, de la arquidiócesis de Manila, instó a una protesta pacífica contra el dictador, y el pueblo católico salió en tropel. Rodearon a los tanques de guerra y a los soldados armados, rezando el Rosario y entonando canciones religiosas; también se celebraron Misas y vigilias de oración en los templos. Esta protesta de oración continuó durante casi una semana y, de forma inesperada, los soldados se alejaron de sus tanques, dejaron sus armas, y se unieron a la multitud pacífica. El presidente Marcos huyó del país el 26 de febrero de 1986, y Corazón Aquino se convirtió en presidenta del país.

Tomado de: El Observador de la actualidad