miércoles, 17 de junio de 2015

Un hombre Clavado en una Cruz (Fulton J. Sheen)


En los momentos de silencio, de día y de noche, me llama la atención y me conmueve un llanto que proviene de la cruz. La primera vez que lo escuche salí de la casa, y, buscando alrededor, encontré a un hombre crucificado.

"Déjame desclavarte de la cruz", le dije, e intente extraer los clavos de los pies. Pero El me contesto: "Déjame donde estoy, pues no bajare de la cruz hasta que todos los hombres, todas las mujeres, todos los  niños se junten para sacarme de aquí".

Entonces le dije "¿Cómo puedo yo aguantar tu llanto? ¿Qué puedo hacer por ti? El me respondió:

VETE AL MUNDO ENTERO Y DILE A TODOS LOS QUE ENCUENTRES QUE HAY UN HOMBRE CLAVADO EN LA CRUZ"


Fulton J. Sheen