lunes, 30 de marzo de 2015

Súplica a Santa Filomena



Puede usarse también de novena.

Postrado ante vuestros pies, oh grande y gloriosa Santa, vengo a presentarte mi fervorosa oración; acógela benignamente y obtenme las gracias que me son necesarias. Tengo un corazón atribulado. Siento fuertes los golpes del dolor. La desventura me oprime. Recurro, pues, a vuestro auxilio. Ayúdame y mira mi oración.
Santa Filomena, ruega por mí.
Gloria al Padre...
Fatigado y sin consuelo, privado de esperanza, sólo y oprimido por las tribulaciones, espero ser por Vos atendido.
Santa Filomena, ruega por mí.
Gloria al Padre...
Reconozco que fueron mis grandes pecados la causa de tantas desventuras. Obtenme de Jesús lo perdido y abrázame en su santo amor.
Santa Filomena, ruega por mí.
Gloria al Padre...
Ve cuántas gracias me son necesarias y no me abandonéis. Vos que sois tan poderosa junto a Dios aleja de mí la tristeza y la desolación, da paz a mi alma, protégeme de los peligros y líbrame de los castigos del Señor; bendice a mi casa, a mi familia, a tus fieles devotos y alcánzame la gracia que necesito (mencionar la gracia).
Gloriosa Santa Filomena, no me abandones y ruega por mí.
Gloria al Padre...
Por vuestros sufrimientos, alcánzanos de Dios misericordia
+ Fr. Miguel R. Camarlengo
Obispo de Nola