sábado, 21 de marzo de 2015

Oración por la obesidad



Padre en esta hora y por propia voluntad me entrego a Tí, ofrezco a ti mi cuerpo
como sacrificio vivo, santo y agradable a Tí.
Clamo y suplico por sanidad de la obesidad, porque para Tí, nada hay imposible.

Clamo que sanes en mi todo trastorno endocrino y metabólico, en el poderoso nombre de Jesús, recibo, acepto y confieso esa sanidad ahora.
Declaro que mi metabolismo sana y se vuelve a la normalidad y que mis glándulas endocrinas funcionan normalmente ahora, en el nombre de Jesús.

Padre Santo: saca también de mi mente todo apetito excesivo, y toda ansiedad, compulsión y fijación de mi mente en la comida.
Someto y llevo cautivo todo pensamiento lujurioso, todo desenfreno, toda adicción, toda compulsión por la comida, los llevo ahora a la presencia de Cristo Jesús.

Ven ahora Espíritu Santo de Dios y llena toda mi casa interior y no permitas habitar allí nada que no sea bueno para mi cuerpo. Tómame y satúrame por completo, suplico que
permanezcas en mí. Satura mi mente y desaloja a la gula y a la lujuria por comer.
Suplico que no permitas que yo me aleje de Tí. Enséñame, ayúdame y sáname. Amén


Escrito por: Nohora Paez Bowers