martes, 3 de febrero de 2015

Adoración Eucarística




Dios mío, te adoro oculto en esta sagrada Hostia.
¿Es posible que te hayas reducido a tan humilde morada,
para venir a mí y permanecer corporalmente conmigo?
Los cielos son indignos para alojarte!, y
¿te contentas, para estar conmigo siempre, con estas pobres especies?
¡Bondad inconcebible!
¿Podría yo creer esta maravilla si Tú mismo no me la asegurases?
¡Oh Dios de la majestad, pero también Dios del amor!


¡Que no sea yo todo entendimiento
para conocer esta misericordia,
todo corazón para agradecerla,
toda lengua para publicarla!
Tú, oh Dios de mi corazón,
me has creado para ser objeto de tu amor infinito,
¿cómo puedo no desear poseerte?
Te abro mi corazón, te ofrezco mi pecho,
mi boca y mi lengua para que vengas a mí.


Ven, ven, divino Sol mío.
Ven, Médico caritativo de mi alma.
Ven, Jesús, el más fiel, el más tierno,
el más dulce y más amable de todos los amigos,
Ven a mi corazón.


El que amas está enfermo.
Tú lo sabes, Tú que lees en el fondo de mi corazón.
Te ruego, por tu incomparable amistad
y tu palabra, que vengas a aliviarme.
Ven, y no permitas que te dé motivo para dejarme.


Ven, vida de mi corazón, alma de mi vida,
Pan de los ángeles, encarnado por mi amor,
expuesto por mi rescate,
y dispuesto para mi alimento.
¡Ven a saciarme! ¡Ven a hacerme vivir de Ti y en Ti,
mi única vida y todo mi bien!



La Eucaristía

Es misterio,
Es sacramento,
Es sacrificio,
Como misterio, se cree.
Como sacramento, se recibe.
Como sacrificio, se ofrece.


Se propone al entendimiento como misterio.
Se da al alma como alimento.
Se ofrece a Dios como homenaje.


Como misterio, anonada.
Como sacramento, alimenta.
Como sacrificio, redime.
Como misterio, es admirable.
Como sacramento, es deleitable.
Como sacrificio, es inefable.
Como misterio, es impenetrable.
Como sacramento, es presencia real.
Como sacrificio, alimenta.
Como misterio, es impenetrable.
Como sacramento, es sabrosísimo.
Como sacrificio, es valiosísimo.
Como misterio, debo meditarlo.
Como sacramento, debo gustarlo.
Como sacrificio, debo apreciarlo sobre todo.


Es misterio de fe. Debo creerlo.
Es sacramento de amor. Debo amarlo.
Es sacrificio de Dios. Debo confiar en él.
Como misterio se esconde.. en el Sagrario.
Como sacramento, alimenta.. es convite, es comunión.
Como sacrificio, se inmola... es víctima.. es la Santa Misa.

¡Oh Misterio Adorable! El Sagrario será mi refugio.
¡Oh Sacramento Dulcísimo! Comulgar será mi mayor deseo.
¡Oh Sacrificio Estupendo! La misa será mi prioridad de vida.